Archive for 10 noviembre 2008

Más sobre la cadena de mando

10 noviembre 2008

Olivia con tres años, ocho meses y seis días.

Un sábado de aupa, tirasyaflojas y resituación del orden de los monos en la jaula.

Muy enfadada, Olivia discute con su madre en el salón y vuelve a salir el tema del mando en plaza.

Olivia.- “Aquí mando, yo”

Su mamá.- “No, aquí no mandas tú”

Olivia.- “Bueno, pues entonces, aquí riño yo”

Su mamá.- “No, aquí tú no riñes.”

Olivia.- “Bueno, pues entonces, aquí me enfado yo”.

Y así es. Aquí se enfada ella cuando quiere y ya está.

Anuncios

Se retracta públicamente

10 noviembre 2008

Olivia con tres años, ocho meses y siete días.

Esta mañana, un poco afectada y compungida por su dolor de garganta, echada en el narcosofá, como le llama Javi, mantiene Olivia con su mamá esta conversación:

Olivia.- “Mamá, ¿a que aquí no mando yo?”

Su mamá.- “No, hija”

Olivia.- “¿Y cuándo voy a mandar yo?”

Su mamá.- “Pues cuando tengas tu casita como la Mosca Fosca”.

La casa de la Mosca Fosca

La casa de la Mosca Fosca

¿Quién manda aquí?

4 noviembre 2008

Olivia con tres años y siete meses y 28 días.

Para intentar atajar las crisis de poder que se establecen todos los días a la hora de la ropa, montarse en el coche para volverse de casa de los abuelos y la ya de por sí extenuante hora de la cena, hemos recurrido a la técnica de reforzamiento de acciones positivas con premios inmediatos.

No hay pasta de por medio, claro, sólo caritas sonrientes o tristes en el cuadro de abajo que, rápidamente se han convertido en el eje central de su actividad diaria.

caritasEl primer y segundo día admitió que su padre o su madre fueran los que otorgaran el “premio”, pero al tercer día, el viernes, tomó el mando sobre el cuadro, pretendiendo pintar ella cara que le tocaba en función de cómo se había portado.

Este momento de golpe de mano es el divertido. Toma el papel, coge el rotulador y, pretendiendo pintar ella la primera cara del viernes, le digo:

“Las caritas las pintan mamá o papá, porque aquí mandamos nosotros”. A lo que contesta, aún con su rotulador en la mano:

“A partir de ahora, aquí mando yo”.

A parte del momento, la cosa funciona. Digo que funciona lo de las caritas, porque son todas sonrientes las del sábado y el domingo. O sea, que se porta bien pensando en ganarse la cara sonriente.

De lo que todavía no es consciente, o plenamente consciente al menos, es que lleva mandando desde hace tres años, siete meses y 28 días.

Comparando

4 noviembre 2008

Olivia con tres años, ocho meses y 2 días.

Con frío todos y los armarios por cambiar, hay que buscar cada mañana la ropa de abrigo de los mayores en dos sitios distintos.

Ante la queja de su mamá de no tener tiempo para cambiar los armarios, Olivia le pregunta.

O.- “¿Y por qué no tienes abrigo?”

Su madre.- “Porque aún no he podido sacar toda la ropa de invierno”

O.- “¿Y por qué?”

Su madre.- “Porque tengo un examen y no he podido ponerme.”

O.- “¿Un examen?. Mira, como Nobita”

Nobita, el desgraciado

Nobita, el desgraciado