Que no me toques…

El título hay que leerlo sílaba a sílaba, con un aire a lo Toni Manero y chasqueando los dedos pulgar e índice al tiempo. O sea, en plan macarra total.

El caso es que ayer, con tres años, nueve meses y dos días, le dió por contarle a su madre “algo” del cole, lo que ya es noticia en por si solo.

Olivia.- “Mamá, ayer los compañeros del cole me quisieron cerrar el broche la mochila” – que lo lleva abierto porque, de otra forma, no podría sacar el bocata ella sola. Sí, los cierres de seguridad para mochilas de niño también existen.

Su madre.- “¿Y qué les dijiste tú?”.

Olivia, arqueando las cejas, abriendo mucho los ojos, con los dientes apretados, los puños cerrados a la altura de las caderas y una mala leche que asustó a su madre, dice.

Olivia.- “¡¡¡Que no me lo cierres!!!”

Su madre.- “Pero Olivia, las cosas no se pueden decir así. Hay que pedirlas por favor”.

Olivia.- “Sí, mamá. Pero es que por favor, no me hacen caso”.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: