La pregunta peliaguda (I)

Irán surgiendo, la peliagudas digo, pero con tres años, diez meses y tres días; o sea, la siesta del día de Reyes, ya casi a punto de dormirse y con el estrés de la cabalgata por venir, se vuelve en el cama y me pregunta:
“Papá, ¿los Reyes son de verdad o…?”
“Claro, son de verdad, hija”.
“¿Y Papá Noel?”
“También, hija, también es de verdad”.
“Ah”, dice aliviada.
Luego tengo que hacer el resto del día como si los papás, nunca, nunca, dijésemos mentiras. Como si fuésemos persas…

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: