El condicional simple

Pocos días antes de cumplir cuatro años, Javi, su tito favorito, tuvo un pequeño desencuentro con Olivia. Es lógico, después de darle permanente y reiterativamente la razón durante los cuatro días que está con ella, que se sorprenda cuando siquiera le lleva la contraria una pizca.
Sentados en la cocina, as usual, Javi le niega el juego por estar ella cenando y, muy ofuscada y, sobre todo, sorprendida del cambio de actitud de él, se va a un rincón, frunce el entrecejo, se sienta con mucho genio en el suelo y le espeta a Javier:

-“Pues si eres mi amigo, ¡demuéstramelo!”.

Su tito, inmediatamente la subió de curso y de mote. Ahora es “Perri junior”, la segunda persona que más quiere en el mundo después del Perri senior, que soy yo, jejejeje.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: