Rocín flaco y galgo corredor

Nos cruzamos ayer domingo con uno de esos pobres galgos que si no están abandonados, le queda muy poco. Aunque bien pensando, casi todos los galgos que veo lo parecen.

-“Mira que perro, papi”, dice Oliva impactada no sé si por la delgadez, el color, el aspecto o todo a la vez.

-“Es un galgo, Oli. Un galgo corredor”, le aclaro inundado por el espíritu del día del libro… A lo que responde:

-“Y cuándo va andando, ¿cómo se llama?”

Me alucinan estos matices y los que hace en relación con el género en el lenguaje. Luego, una vez feliz y documentada, cuando sea mayor, perderá toda esta riqueza, como todos la hemos perdido si percibir lo rico que es tener cuatro años y no saber nada de nada, sólo mirar y enunciar lo que se ve.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: