Pueden volar y tal, sí, pero…

Bah, puede volar

Mientras se pasea en el columpio, yo me tumbo febril en un banco del parque. Me empeñé en vencer la gastroenteritis de pie y sin meterme en cama, pero no surtió efecto.

Durante el balanceo, ella piensa en sus cosas, que deben ser mil por minuto. Algunas las suelta inocentemente, otras se las calla y no habrá nunca forma de las que suelte.

Esta vez, tranquilamente, se hace la ornitóloga mientras ve volar algunos gorriones por encima de su cabeza:

-Lo malo de ser un pájaro es que no puedes conducir, no te puedes montar en columpios ni te puedes tirar por el tobogán.
-Bueno, Olivia, pero puedes volar.
-Ya, pero eso es un rollo: Volando no puedes ir a Córdoba, por ejemplo, ni a la playa.

Y la ví tan convencida que preferí no argumentar.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: